Hoy es
 
MENÚ
 Visita Galicia
 Tour por Asturias
 Disfruta de Cantabria
 Conoce el Pais Vasco
 Reportajes
 Pueblos con Encanto
 Eventos
 Visitas Virtuales
 Comidas y ocio
 Deporte y Aventura
 Naturaleza
 Enlaces de Interés
 Comunicaciones
 Información turística
 Boletín
 Contáctenos
 Clientes
 El Cantábrico, un lugar para visitar.
Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, forman la región conocida como La España Verde.
Ver más >>

EL TIEMPO
En cualquiera de las cuatro comunidades.
Galicia
Asturias
Cantabria
Pais Vasco



SANTIAGO DE COMPOSTELA

Santiago de Compostela es una de esas ciudades universales que nació para recibir y acoger a los miles de peregrinos que, a través del Camino de Santiago, se acercan a visitar la tumba del Apóstol. Compostela es por tradición y personalidad, una ciudad abierta con la hospitalidad como seña de identidad, deseosa de mostar su historia y su leyenda, de compartir la fascinación de sus calles y plazas.

La impresionante Plaza del Obradoiro, una de las más hermosas del mundo, está delimitada por la Catedral, el Palacio de Rajoy, el Hostal de los Reyes Católicos, el Palacio de Gelmírez y el Colegio de San Jerónimo. El tiempo y la lluvia fundieron en una sola pieza la perfecta armonía de épocas y estilos arquitectónicos.

Palacio de Rajoy

La fachada del Obradoiro de la Catedral fue realizada entre 1738 y 1750 por Fernando de Casas y Novoa y se considera la máxima expresión del Barroco Español. Sus dos torres, la de las Campanas y la de la Carraca, dan una sensación de inmenso retablo y reafirman su verticalidad. La escalinata , del siglo XVII , da acceso al Pórtico de la Gloria, valiosa creación del románico realizada por el Maestro Mateo a finales del siglo XII. El ritual de peregrino obliga a poner su mano en el parteluz, sobre la misma huella que millones de manos han tallado en la piedra. También es costumbre dar tres golpes con la frente en la figura del Maestro Mateo.


Pórtico de la Gloria
El Pórtico de la Gloria consta de tres arcos. El central que es el más impresionante, está presidido por una gran figura de Cristo sedente rodeado de los cuatro evangelistas. Los veinticuatro ancianos del Apocalipsis portando instrumentos musicales coronan el tímpano en la arquivolta central. La columna central representa el Arbol de David y en la base del capitel, una figura del Apóstol porta un pergamino con la inscripción "Misit me Dominus" (El Señor me envió).

El sepulcro del Apóstol Santiago se guarda en la cripta situada bajo el Altar Mayor. Un pasillo atraviesa transversalmente la girola y permite abrazar al Apóstol. En las grandes solemnidades se utiliza el famoso Botafumeiro, el mayor incensario del mundo, que humea con incienso el recinto catedralicio bajo el experto manejo de los tiraboleiros.
El Palacio de Rajoy es un espectacular edificio neoclásico de finales del siglo XVIII, actualmente sede del Ayuntamiento y Presidencia de la Xunta de Galicia. En el frontón central destaca una descripción de la batalla de Clavijo, presidido por una gran escultura de Santiago Matamoros.

El Hostal de los Reyes Católicos, que ocupa el lado norte de la Plaza, es otro de los edificios emblemáticos de Santiago. Fue fundado por los Reyes Católicos en el siglo XVI como hospital real y hospedería de peregrinos. Hoy es un lujoso parador de turismo.

Hostal de los Reyes Católicos

El Palacio de Gelmírez, construido en los siglos XII y XIII, está considerado como la obra más notable del románico civil en España. En su interior conserva espléndidas piezas románicas, como la bóveda del refrectorio. También deben destacarse el Colegio de San Jerónimo, con hermosa portada románica, sede del Rectorado de la Universidad. En la Rúa das Hortas, la Iglesia de San Fructuoso, del siglo XVIII. El Colegio Fonseca. La Plaza de las Platerías. La Casa del Cabildo. La Torre del Reloj. La Plaza de Quintana, típico lugar de encuentro. La Casa de los Canónigos y otros muchos edificios , calles y lugares con especial encanto, para visitar a pié, con calma. El Año Santo Cuando el 25 de julio cae en domingo, se celebra Año Santo según la antigua tradición instituida por el Papa Calixto II en 1119. El Papa Alejandro III en 1179 declaró perpetuo el jubileo, pasando la Catedral de Compostela a gozar del privilegio jubilar junto a las cuatro basílicas mayores de la cristiandad: San Pedro, San Pablo, Santa María la Mayor y San Juan de Letrán.

El Año Santo
Cuando el 25 de julio cae en domingo, se celebra Año Santo según la antigua tradición instituida por el Papa Calixto II en 1119. El Papa Alejandro III en 1179 declaró perpetuo el jubileo, pasando la Catedral de Compostela a gozar del privilegio jubilar junto a las cuatro basílicas mayores de la cristiandad: San Pedro, San Pablo, Santa María la Mayor y San Juan de Letrán. El Año Santo se celebra en ciclos de 6,5,6 y 11 años, siendo el próximo el año 2004.

El Camino

El descubrimiento de la tumba del Apóstol en el primer tercio del siglo IX, generó un fenómeno sin precedentes, la peregrinación de gentes de todo Europa a través de diversos caminos a Santiago. A lo largo del Camino existen numerosas manifestaciones de arte románico que constituyen un patrimonio único en su género. El Camino de Santiago fue declarado Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa en 1993 y ha sido reconocido Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

El Botafumeiro

El Camino Francés
. Cuando se habla del Camino de Santiago generalmente pensamos en el camino que entra en España por Roncesvalles o por Somport uniéndose ambos ramales en Puente la Reina, para seguir por Estella, Logroño, Burgos, Frómista, León y penetrando en Galicia por el Puerto del Cebreiro. Continúa por Triacastela, Sarria, Portomarín, Melide y Arzúa.


El Camino del Norte.
Fue el más usado en los primeros tiempos de las peregrinaciones. Muchos peregrinos usaban el tramo astur-galaico como desvío del Camino Francés, desvío que se iniciaba en León y permitía venerar las reliquias de la Cámara Santa de Oviedo. Desde aquí continuaban por Ribadeo, Mondoñedo, Villalba, Sobrado y Arzúa. Otros peregrinos llegaban desde Hendaya y seguían la costa por Santillana del Mar y Ribadesella, entrando en Galicia por Fonsagrada y Lugo.


Algunos peregrinos de países lejanos del norte de Europa, llegaban por mar a Galicia, desembarcando en Portus Magnus Artabrorum (La Coruña). Con cierta frecuencia los peregrinos, después de la visita a la tumba del Apóstol, se desplazaban hasta Finisterre. El fin de la tierra ejercía en la Europa Medieval un especial atractivo en el hombre, que veía con frecuencia muy próximo el fin del mundo. Aquí se creyó ver el límite entre la vida y la muerte, entre lo tenebroso y lo seguro.



 


Información Legal.