Hoy es
 
MENÚ
 Visita Galicia
 Tour por Asturias
 Disfruta de Cantabria
 Conoce el Pais Vasco
 Reportajes
 Pueblos con Encanto
 Eventos
 Visitas Virtuales
 Comidas y ocio
 Deporte y Aventura
 Naturaleza
 Enlaces de Interés
 Comunicaciones
 Información turística
 Boletín
 Contáctenos
 Clientes
 El Cantábrico, un lugar para visitar.
Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, forman la región conocida como La España Verde.
Ver más >>

EL TIEMPO
En cualquiera de las cuatro comunidades.
Galicia
Asturias
Cantabria
Pais Vasco


OVIEDO


Oviedo, capital del Principado de Asturias, es una hermosa ciudad situada estratégicamente y equidistante del este y el oeste del territorio. Su dinámica vida comercial y de ocio, el ejemplar urbanismo de los últimos años y sus valiosos edificios y plazas, hacen de Oviedo un destino ineludible para quienes saben apreciar lo bonito. Diferentes esculturas ubicadas convenientemente, aportan un toque simpático y distinto a la ciudad.
Para descanso y esparcimiento de sus habitantes, Oviedo dispone de amplias zonas verdes, el Parque del Oeste y el Parque de Purificación Tomás, además del céntrico Parque de San Francisco.


Historia
La historia de la ciudad se remonta al año 761 y comenzó a tener verdadero protagonismo como consecuencia del impulso de los primeros reyes asturianos en los siglos VIII y IX.

Durante el largo reinado de Alfonso II El Casto, Oviedo se convierte en la capital del reino y se construyen palacios, iglesias y otros edificios civiles de estilo prerrománico. El esplendor y mayor auge de este arte asturiano continúa con Ramiro I. De aquel siglo IX destacan la Iglesia de San Tirso y la de San Julián de los Prados, la fuente de La Foncalada y Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

En el siglo X la corte se traslada a León y la ciudad de Oviedo sufre un cierto declive. No obstante se convierte en lugar de peregrinación, para venerar las reliquias que se conservan en la Cámara Santa, y de tránsito en la ruta del Camino de Santiago. La ciudad medieval se desarrolla entre los siglos XIII al XVI, destacando la construcción de la catedral gótica durante el siglo XIV. A comienzos del siglo XVII se funda la Universidad y durante este siglo y el siguiente, se construyen notables edificios y palacios. Tal es el caso del Ayuntamiento, Palacio de Valdecarzana, Palacio de los Condes de Toreno, Casa de Quirós, iglesia de San Isidoro, etc.

En la actualidad Oviedo es un foco cultural importante con una proyección internacional a través de los Premios Príncipe de Asturias entregados anualmente en el Teatro Campoamor.
La Catedral
Comenzó a construirse en el siglo XIV y no se terminó hasta 1587. La torre vieja es románica y se levanta sobre una fábrica prerrománica. Junto a ella está la Cámara Santa, única parte que se conserva de la época de Alfonso II. En su interior se conservan la Cruz de los Angeles, la Cruz de la Victoria, la Caja de las Agatas y el Arca Santa.
La Catedral, debido al dilatado plazo de ejecución, se inició en estilo gótico y se continuó con un gótico flamígero. Su torre está rematada de forma admirable según proyecto del maestro Rodrigo Gil de Hontañón.
En su interior es muy destacable el Retablo Mayor, en el que intervinieron artistas flamencos y españoles de la talla de Alonso de Berruguete y León Picardo. Muy relevantes también la antigua Sillería del Coro realizada en madera de nogal, actualmente en la Sala capitular y el Díptico Gótico de marfil del siglo XIV. Llama la atención por su exquisita talla la Puerta de acceso a la Capilla del Rey Casto, realizada a finales del siglo XV. En sus dos arquivoltas se representan figuras de apóstoles y evangelistas y en el parteluz la figura del la Virgen amamantando al Niño.
El Claustro fue construido durante un largo periodo de tiempo, advirtiéndose por ello distintos matices de gótico. Originalmente fue de un solo piso, siendo el superior un añadido barroco que alberga el Museo de la Iglesia.
También hay que ver
Parque de San Francisco, en el mismo centro de la ciudad. Conserva algunos árboles singulares y sus bellos jardines invitan al descanso o al paseo. Monte Naranco. Espléndida atalaya desde donde se gozan unas maravillosas vistas de la ciudad y de la Sierra de Aramo.
Plaza de la Escandalera, rodeada por singulares edificios como el Teatro Campoamor, "Termómetro", Palacio de la Junta General y Casas del Conde. La Plaza del Ayuntamiento. Aquí se pueden admirar la Casa Consistorial y la iglesia de San Isidoro, ambos edificios de los siglos XVII y XVIII.
Mueseo de Bellas Artes. Conserva una amplia colección pictórica de diferentes épocas y estilos con autores tan conocidos como El Greco, Goya y Sorolla entre otros. Catedral y Cripta de Santa Leocadia.
El Fontán. Una de las plazas más típicas de la ciudad donde se celebran concurridos mercadillos.
Plaza de Trascorrales. Bonita plaza, armoniosamente restaurada y con la gracia de la escultura de "las lecheras". Los hermosísimos edificios prerrománicos del siglo IX declarados Patrimonio de la Humanidad: la fuente de La Foncalada y la iglesia de San Julián de los Prados, en la misma ciudad. En la subida hacia el monte Naranco, Santa Maria del Naranco y San Miguel de Lillo.



 


Información Legal.