Hoy es
 
MENÚ
 Visita Galicia
 Tour por Asturias
 Disfruta de Cantabria
 Conoce el Pais Vasco
 Reportajes
 Pueblos con Encanto
 Eventos
 Visitas Virtuales
 Comidas y ocio
 Deporte y Aventura
 Naturaleza
 Enlaces de Interés
 Comunicaciones
 Información turística
 Boletín
 Contáctenos
 Clientes
 El Cantábrico, un lugar para visitar.
Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, forman la región conocida como La España Verde.
Ver más >>

EL TIEMPO
En cualquiera de las cuatro comunidades.
Galicia
Asturias
Cantabria
Pais Vasco


Villa monumental de Oñate (Guipúzcoa)

Oñate fue una de las pocas villas de señorío que existieron en el País Vasco. Ocupa un hermoso valle en la comarca del Alto Deba rodeado de verdes montañas. Hacia el sur sobresale el monte Aloña, de 1300 metros del altura.
Recorrer Oñate es sorprenderse de la variedad de estilos artísticos, de concepciones urbanas, de elementos históricos, en donde apenas falta nada, desde el gótico de las tallas de las ermitas e iglesias y las casas-torre, hasta el arte de vanguardia de Arantzazu, pasando, desde luego, por una impresionante colección de construcciones y retablos renancentistas y una nada despreciable cantidad de edificios civiles y religiosos barrocos.
No hay que olvidar las aportaciones del siglo XIX, con sus fuentes, su urbanismo, la iglesia neogótica de los Lateraneses, etc... De toda esta pléyade de posibilidades podemos optar por destacar tres elementos: el monasterio de Bidaurreta y las plazas de Santa Marina y de los Fueros.
El Monasterio de Bidaurreta construído en los inicios del siglo XVI ofrece una variedad de estilos: gótico, renacentista y mudéjar. Los elementos característicos de éste último están en la zona de clausura, el claustro y sobre todo el precioso artesanado del refectorio.
En la iglesia encontramos el sepulcro de los fundadores, bastante sencillo, pero también las 218 sepulturas de otras tantas familias de Oñate que durante tres siglos enterraron allí a sus muertos. El retablo plateresco, de 1533, puede ser el primero de los renacentistas que se labrara en Guipúzcoa.

La Plaza de Santa Marina constituye un notable conjunto elaborado a lo largo de los siglos XVI y XIX. Se dan cita allí buena parte de los monumentos característicos del espíritu ilustrado y burgués, práctico y afectado de alguna ostentación, pero sólido y equilibrado.Tales son los hermosísimos palacios barrocos de Antia y Madinabeitia, el no menos bello de Baruekua, de transición entre barroco y neoclásico, que perteneció al barón de Areizaga, suegro del Conde de Peñaflorida y la casa de Moyua, típicamente decimonónica, actual Casa de Cultura, sin olvidar la fuente y los jardines de los palacios.

La Plaza de los Fueros supone, tras la incorporación de Oñate a la provincia de Guipúzcoa, la culminación de un plan urbano que organizara el fragmentado plano de la Villa.

Parroquia de San Miguel.
Es un templo gótico con añadidos de otros estilos posteriores. Destaca su claustro gótico-flamígero y la Capilla de la Piedad con su retablo plateresco.
Torre de Zumelzegui. Construcción del siglo XIV que perteneció al Conde de Guevara.
Casa Consistorial. Noble edificio barroco terminado en 1778.

Universidad Sancti Spiritus
La Universidad Sancti Spiritus fue concebida y costeada por el obispo oñatiarra Rodrigo Mercado de Zuazola, humanista de amplia formación. La Universidad funcionó desde 1542 hasta 1901, impartiendo los grados de Teología, Cánones, Leyes y esporádicamente Medicina.
La fachada principal merece ser contemplada detenidamente. Se construyó primero la portada, que tiene gran similitud con la del convento de las Dueñas de Salamanca, obra de Gil de Hontañón.
En el interior, el claustro es magnífico y equilibrado, con su doble arquería, en cuyas enjutas se ubican figuras de parejas de cabezas históricas y mitológicas, como Carlos I e Isabel de Portugal, Felipe y María de Portugal, Ulises y Penélope, Lucrecia y Collatino, etc. Son también muy notables los artesonados mudéjares, especialmente el magistral de la escalera de acceso a la primera planta, labrados por un tallista abulense llamado Gibaja y por último, el retablo de la capilla, plateresco.


Basílica de Aránzazu
Está situada en un barranco apartado al que se accede desde Oñate y muy cerca del Parque Natural de Aizkorri.
Según la tradición, el primitivo monasterio se edificó como consecuencia de la aparición de la Virgen en el siglo XV a un pastor de la zona. Sufrió numerosos incendios y destrucciones, la última durante la guerras carlista, siendo reedificado en otras tantas ocasiones. .
La actual basílica se construyó en los años 50. Son sus autores Francisco Saénz de Oiza y Luis Laorga. El conjunto es una gran muestra de arte contemporáneo donde destacan las esculturas de la fachada, obra de Jorge de Oteiza, las puertas de la basílica, obra de Eduardo Chillida y las pinturas de la cripta que realizó Néstor Basterrechea.



 


Información Legal.