Hoy es
 
MENÚ
 Visita Galicia
 Tour por Asturias
 Disfruta de Cantabria
 Conoce el Pais Vasco
 Reportajes
 Pueblos con Encanto
 Eventos
 Visitas Virtuales
 Comidas y ocio
 Deporte y Aventura
 Naturaleza
 Enlaces de Interés
 Comunicaciones
 Información turística
 Boletín
 Contáctenos
 Clientes
 El Cantábrico, un lugar para visitar.
Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, forman la región conocida como La España Verde.
Ver más >>

EL TIEMPO
En cualquiera de las cuatro comunidades.
Galicia
Asturias
Cantabria
Pais Vasco


La Historia del Hombre Pez
A mediados del siglo XVII vivía en Liérganes el joven Francisco de la Vega Casar. La víspera del día de San Juan de 1674, se fue al río con unos amigos.

El joven se fue nadando río abajo, hasta perderse de vista. Según parece, el muchacho era un excelente nadador y sus compañeros no temieron por él hasta pasadas unas horas. Al ver que no regresaba, le dieron por ahogado.

Cinco años más tarde, unos pescadores que faenaban en la bahía de Cádiz, observaron un ser acuático extraño, con apariencia humana. Cuando se acercaron a él para ver de qué se trataba, desapareció. La insólita aparición se repitió durante varios días, hasta que finalmente pudieron atraparlo. Cuando lo subieron a cubierta comprobaron con asombro que el extraño ser era un hombre joven, corpulento, de tez pálida y cabello rojizo y ralo; las únicas particularidades eran una cinta de escamas que descendía de la garganta hasta el estómago, otra que cubría todo el espinazo, y unas uñas gastadas, como corroídas por el salitre.

Los pescadores llevaron al extraño sujeto al convento de San Francisco donde, después de conjurar a los espíritus malignos que pudiera contener, le interrogaron en varios idiomas sin obtener de él respuesta alguna. Al cabo de unos días, los esfuerzos de los frailes en hacerlo hablar se vieron recompensados con una palabra: "Liérganes". El suceso corrió de boca en boca, hasta que un mozo montañés, que trabajaba en Cádiz, comentó que por sus tierras había un lugar que se llamaba así. Don Domingo de la Cantolla, secretario del Santo Oficio de la Inquisición, confirmó la existencia de Liérganes como un lugar cercano a Santander, perteneciente al arzobispado de Burgos. De inmediato mandó noticia del hallazgo efectuado en Cádiz , solicitando que informaran de si allí había ocurrido algún suceso que pudiese tener conexión con el extraño sujeto que tenían en el convento. De Liérganes respondieron que allí no había ocurrido nada extraordinario fuera de la desaparición de Francisco de la Vega, hijo de María de Casar, mientras nadaba en el río , pero que esto había ocurrido cinco años atrás.

Esta respuesta despertó la curiosidad del fraile del convento, quien, deseoso de comprobar si el joven sacado de la mar y Francisco de la Vega eran la misma persona, se encaminó con él hacia Liérganes. Cuando llegaron a un cuarto de legua del pueblo, el religioso mandó al joven a que se adelantara hasta allí. Así lo hizo su silencioso acompañante, que se dirigió directamente hacia Liérganes, sin errar una sola vez al camino; ya en el caserío, se encaminó sin dudar hacia la casa de María de Casar. Ésta, en cuanto le vio, le reconoció como su hijo Francisco, al igual que dos de sus hermanos que se hallaban en casa.

El joven Francisco se quedó en casa de su madre, donde vivía tranquilo, sin mostrar el menor interés por nada ni por nadie. No hablaba, era dócil y servicial; si se le mandaba algún recado lo cumplía con puntualidad, pero jamás mostraba entusiasmo por nada. Un buen día, al cabo de nueve años, desapareció de nuevo en el mar sin que se supiera nunca más nada de él.


Otros Pueblos con Encanto:
Betanzos
Carmona
Combarro
Cudillero
Laguardia
Lekeitio
Segura
Tapia



 


Información Legal.